La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

BUSCADOR 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERÍA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
PÍO TAI 
EL CUENTO 
LA MIRADA
EN PROSCENIO 
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

LA MASACRE DE LOS
INDEPENDIENTES DE COLOR
(LA GUERRA DE 1912 EN CUBA)

Los orígenes del movimiento de los Independientes de Color se remontan a la preterición, en la recién estrenada república, a que fueron sometidos los mambises negros y mestizos en particular y en general la población negra. Esto se debió a diversos factores ; en primer lugar los prejuicios raciales creados durante 400 años por el poder colonial español, así como por la presencia del ocupante norteamericano.

Silvio Castro Fernández |
La Habana


DESCARGAR TEXTO ÍNTEGRO
(54 pag. en formato .doc)

PRIMERA PARTE

El Partido Independiente de color

En el programa radial “La universidad del aire”en febrero de 1952 el historiador Horrego Stuch decía: “Es un acontecimiento que por su infortunada iniciativa y dolorosa aparición se trata de silenciar en una especie de tácito convenio general....Requiere que se comprenda la tragedia cubana con ánimo reparador. El grupo de los Independientes de Color, mantuvo nobles doctrinas de convivencia cubana, y no fue racista, sí le damos a este vocablo un concepto político y no étnico, por cuanto no abogó el predominio de un conglomerado social sobre otro, que es lo que caracteriza a las teorías exclusivista de este tipo, sino que reclamo igualdades sociales y políticas... El error de estos cubanos radicó en la táctica adoptada, no en el fondo.”

El 20 de mayo de 1912, estalló la protesta armada del Partido Independiente de Color, la que fue aplastada cruelmente con el saldo de más de 3 000 negros y mestizos muertos- en la mayoría de los casos asesinados - y donde las fuerzas del gobierno tuvieron solamente ¡12 muertos!

Los orígenes del movimiento se remontan a la preterición , en la recién estrenada república, a que fueron sometidos los mambises negros y mestizos en particular y en general la población negra. Esto se debió a diversos factores ; en primer lugar los prejuicios raciales creados durante 400 años por el poder colonial español, así como por la presencia del ocupante norteamericano (1898-1902 y 1906-1908), que entre otras medidas prohibió el ingreso de negros y mestizos a las fuerzas de policía, creó cuerpos de artillería segregados y estableció otras odiosas prácticas segregacionistas al estilo de las imperantes en Estados Unidos. Muestra de ellos es la reunión del gobernador militar Leonardo Wood que se reunió con una por el denominada Junta de Notables- integrada por generales del Ejército Libertador-donde dio a conocer su proyecto de como debía ser el procedimiento de las primeras elecciones. Wood planteaba “dar el derecho el voto a todos los cubanos que supieran leer y escribir, a cuantos tuvieran un capital mayor a 250 pesos y a todos los individuos que hubieran estado en la revolución antes del 12 de julio de 18981.”

“Sin duda alguna, los principales objetivos de la limitación al voto, iban dirigidos contra los elementos obreros y sobre todo contra los negros, preparando el camino de la anexión del cual era partidario el gobernador militar.”2      

Ya en 1907, durante la segunda intervención norteamericana, fuentes de Inteligencia del ejército norteamericano informaban que el veterano del Ejército Libertador, teniente Evaristo Estenoz, estaba “ tratando de integrar un partido político de negros y mestizos.”

En esa época existían distintas corrientes que pugnaban por la unidad de negros y mestizos. Una de ellas, orientada por Ricardo Batrell y Alejandro Meninger, lanzó un “Manifiesto al pueblo de Cuba y a la raza de color"; en que se denunciaba las condiciones de preterición y discriminación a que se hallaban sometidos y exhortaban a la unidad para la lucha por sus reivindicaciones, el mismo circuló muy profusamente en Camagüey.

En las elecciones parciales de 1908, los ajustes para las candidaturas dejaron insatisfechos a los negros más radicales, entre los que se encontraba el veterano del Ejército Libertador Evaristo Estenoz.

Fundación del Partido Independiente de Color (PIC)

La “Agrupación Independiente de Color ”, fue fundada, por el teniente del Ejército Libertador, Evaristo Estenoz y Corominas el 7 de agosto de 1908 en la calle Amargura # 63 en la ciudad de La Habana y desde un inicio fue falsamente acusada de racista.; y decimos esto porque su reclamo era porque se hiciera realidad la “República con todos y para el bien de todos”; proclamada por José Martí.

El primer objetivo de la “Agrupación Independiente de Color.” fue participar en las elecciones del 14 de noviembre de ese año. Al constituirse la Agrupación se levantó un acta firmada por Estenoz como presidente y Gregorio Surín como Secretario; en la misma se exponían las causas que lo habían llevado a constituirla. La solicitud de inscripción se dirigió a Enoch Crowder, presidente de la Junta Electoral, durante la segunda intervención norteamericana, la misma fue aprobada por este.

En el primer número del periódico "Previsión", órgano de los Independientes de Color, Estenoz planteaba: " Vamos a demostrar, que practicando una candidatura en la que todos sean de color, fuera de los partidos políticos, nadie podrá negar que por muy poca que sea la minoría que de; el resultado será siempre mayor que el alcanzado hasta ahora por todos los grupos en los distintos partidos políticos porque nada han hecho que pueda ser para nosotros apreciable, cualquiera que haya sido sus promesas, en este caso está probado que los negros no tienen correligionarios, ni se les tiene por tales. La libertad no se pide, la libertad no se mendiga, se conquista... el derecho se ejercita…En lo que sí vemos peligro los negros, es en el que se haga lo increíble para que nosotros seamos dentro de los partidos nada más que instrumentos inconscientes de todas las combinaciones políticas."

El 15 de agosto de 1908 en la plaza del Cristo, en La Habana, se efectuó el primer mitin público de la organización, que intentaron sabotear elementos del partido Liberal afectados por el desprendimiento de numerosos liberales negros, que habían formado filas junto a los Independientes de Color.

A los gritos de: " Viva el partido Liberal, Viva José Miguel Gómez, Viva Morúa, Viva Zayas.”; apenas se pudo escuchar a los distintos oradores, que lo fueron: Agapito Rodríguez, Gregorio Surín y Marino Barreto. Los Independientes de Color no se dejaron provocar, evitando así una riña tumultuaria.

El aumento de la militancia de los Independientes, afectaba fundamentalmente a los Liberales, pero en general también a los caciques negros Conservadores, pues se amenazaba con disolver la relación de clientela de las masas negras en función del caciquismo político existente.

En respuesta al reaccionario “Diario de La Marina ”y defendiendo su derecho a existir, el periódico “ Previsión ", en un artículo del 30 de septiembre de 1910 expresaba:

“ ¿ Somos los cubanos de hecho y de derecho ciudadanos de una república democrática o no? …¿ Tenemos iguales derechos los nacidos en Cuba a sentirnos libres, respetuosos y respetados en el orden político? Creemos que nadie se atreviera a decir que no.

¿ Por qué asustarse que el presidente de la república sea un Independiente, con tal que sea cubano? Lo triste, lo doloroso, sería que quien gobierne en Cuba sea un extranjero y no un hijo de Cuba. El día en que en este país todos los nacidos en él puedan ser todo lo que haya que ser, desde Primer Magistrado de la nación hasta el último barrendero, entonces y solo entonces, empezará a brillar la aurora republicana para este miserable pueblo.

Todo el mundo sabe, como también lo sabe el Diario de la Marina, que la clase de color no tiene la pretensión de ser gobierno, ni de gobernar a nadie; que solo desea y tiene derecho indiscutible, a que se le gobierne bien, no solo a ella en particular sino al país en general del cual forma parte, pues es el país suyo como lo es también de los demás cubanos. ¿ Por qué avanza el colega tanto en sus comentarios al decir que los negros pudieran llegar a ser gobierno, y que en éste caso los blancos no iban a estar contentos con ese estado de cosas?

Dice el “Diario de la Marina”, que la capacidad intelectual de los negros no es para aspirar a tanto y nosotros le preguntamos. ¿ Son todos los blancos que ocupan destinos en la república, lo suficientemente capacitados para desempeñar los cargos que se le han confiado?"

Contra el PIC se desató una campana desde su misma fundación. El 23 de febrero de 1910, firmado por Gregorio Surín se lanzo un manifiesto a la nación, que era publicado por “Previsión”, donde se denunciaban actos discriminatorios del gobierno de José Miguel Gómez, como el caso del coronel del Ejército Libertador Crescencio Nodarse Bacallao3 “, que fue indultado por el presidente Gómez a los 45 minutos de ser condenado. En cambio el comandante del Ejército Libertador José Encarnación Montejo, no se lo concedió a pesar de que el Consejo Nacional de Veteranos había pedido su indulto; Montejo había sido condenado por dar muerte a un hombre en defensa propia, en cambio el caso de Nodarse era de robo. Al respecto “Previsión” señalaba: “ Montejo, oriental y negro, vino desde Oriente hasta Pinar del Río en la invasión y no en el gobierno sino al frente de fuerzas que mandaba y después en la paz, si no se pone a trabajar de albañil, se muere de hambre. “

Continuando la ola represiva contra los Independientes de Color, en marzo de 1910 era detenido Manuel Pardo Galíndez acusado de injuria a la autoridad. El 22 de abril eran detenidos, por segunda vez Evaristo Estenoz y también otros 52 militantes del Partido Independiente de Color acusados de asociación ilícita. Entre los que se encontraban sus principales dirigentes: Surín, Antero Valdés, Juan Coll, el coronel Julian Sierra, el general Fournier. Ya en prisión se modificó la acusación por la de conspiración para la rebelión, exigiéndoseles la astronómica fianza de diez mil pesos en moneda norteamericana. Los detenidos enviaron una carta al presidente Gómez, denunciando la arbitrariedad y señalaron que la mayoría de los detenidos eran veteranos del Ejército Libertador. En la Cámara de Representantes, el general Sánchez Figueras pidió que se le diera lectura a la carta y que se pusiera en inmediata libertad a los acusados, pues no se les había encontrado documento alguno comprometedor, otro representante Enrique Roig Fortes planteo que el asunto era de índole jurídica y que en virtud del reglamento no había lugar a deliberación, siendo aprobada su proposición con dos votos en contra: Audivert y el general Sánchez Figueras..

En una maniobra para aislar a los Independientes de Color detenidos, el gobierno dio pie a un rumor de que sus correligionarios intentaban liberarlos por la fuerza; esta patraña sirvió para endurecer el régimen de los encarcelados y privarlos de las visitas de sus familiares. El juicio de los detenidos en abril de 1910, comenzó el 14 de noviembre de ese año, en la Sala Tercera de lo criminal. En el juicio declararon numerosos testigos, Freyre de Andrade, defensor de los acusados pidió el encausamiento de los acusadores. Entre los declarantes estuvo el vicepresidente de la república Alfredo Zayas, conocido por “el pesetero,” que aspiraba a la presidencia en los comicios por venir; expresando que “ nunca le dio crédito a los rumores de la supuesta conspiración … que a pesar de haber seguido cuidadosamente el curso de la propaganda de los Independientes de Color y el proceso que se les estaba siguiendo, no había encontrado nada que confirmase las acusaciones que se les hacían.”

El 20 de julio de 1910, durante la estancia en la cárcel, un grupo de dirigentes de los Independientes de Color hizo pública una declaración informando dar por disuelto el partido invocando su condición de miembros directores y recomendando a sus correligionarios que disolvieran sus respectivas asambleas primarias, debido a que la Enmienda Morua anulaba el derecho a la existencia del partido; entre los firmantes estaban: Mauricio Luna, Enrique Fournier, Antero Valdés, Claudio Pinto, Ricardo Curbelo etc... Esta claudicante declaración fue vigorosamente rechazada por Evaristo Estenoz en carta pública desde la cárcel el 2 de agosto de 1910.

El 23 de septiembre el Tribunal Supremo declaró con lugar el recurso de Habeas Corpus, presentado por Freyre de Andrade y rebajó la fianza a tres mil pesos; la suma fue aportada por los compañeros de los procesados, participantes de las guerras de independencia y destacadas personalidades de la oposición al gobierno de José Miguel Gómez. Los enemigos de los Independientes de Color propalaron el infundio de que ellos se habían pasado a las filas del partido Conservador, lo cual fue aclarado por Estenoz el 8 de octubre en carta desde la cárcel

“Independientes de Color, precisamente independientes, aunque recorramos el calvario…Independientes de Color, porque al separarnos de los partidos existentes lo hicimos con el convencimiento de que los fines, intereses y el progreso de la raza de color, solo así convenía; evitando de una vez y para siempre el caer de rodillas unas veces ante los Conservadores y otras ante los Liberales.”

Finalmente el proceso terminó con la absolución de todos los acusados el 24 de diciembre de 1910.Aún después de ser liberados continuaron todo tipo de presiones contra los Independientes de Color; anónimos con amenazas de violencia física e incluso de muerte llovían contra los dirigentes de los Independientes que no habían claudicado.

La mayoría de los seguidores de Estenoz decidieron al ser este absuelto, dirigirse al gobierno de Estados Unidos pidiendo la anulación de la Enmienda Morúa, basados en que la legalización de la organización en el ano de 1908 había sido acordada por el coronel Enoch Crowder, presidente de la junta electoral durante la segunda intervención norteamericana. A este fin Estenoz visitó en varias ocasiones la Legación norteamericana, cuestión esta que fue comunicada por el ministro Consejero norteamericano a Washington.

Los que habían firmado el claudicante manifiesto y otros como Octavio Betancourt, José Mesa Miguel y Adriano Palacios, se opusieron al envío de una delegación a Estados Unidos y se manifestaron dispuestos a colaborar con el presidente José Miguel Gómez; un grupo de ellos hizo un manifiesto donde proclamaban haberse convertido al liberalismo avanzado.

El 9 de junio de 1911,los disidentes, Betancourt, Mesa y los hermanos Palacio se entrevistaron con el Secretario de Gobernación, general Gerardo Machado y Morales para anunciarle la constitución del partido Independiente Republicano

Poco antes del levantamiento armado, - el 22 de marzo de 1912 - Evaristo Estenoz concedió una entrevista a Eligio Dilú, periodista de “La Discusión" donde expresó: “El Partido Independiente de Color se encuentra en condiciones especiales para la lucha electoral y su pujanza en materia política no tiene nada que envidiarle a partido político alguno, por ello hemos tomado la firme decisión de concurrir a las elecciones de 1912. En Santiago de Cuba contamos con más de 41 000 afiliados, en Las Villas con 22 000, en Matanzas con un número aproximado a los 16 000, en La Habana unos 9000 y en el norte y centro de la provincia de Pinar del Río hay Independientes de Color…Estos núcleos se sienten bien preparados para concurrir a los comicios y que no sean anulados sus derechos y aspiraciones, cualquiera que sean las circunstancias que se les quiera imponer. “

Estas cifras de afiliados no parecen responder a una evaluación objetiva

ERRORES DE LOS INDEPENDIENTES

Al aprobarse la enmienda Morúa, Estenoz profirió amenazantes declaraciones en la entrevista, antes mencionada al periodista Eligio Dilú, expresando: Tenemos entre nuestros afiliados15 000 soldados de la guerra de independencia, que son todos hombres decididos, capaces de revolver la Isla..

Una oportunidad desaprovechada por los Independientes de Color fue el no llegar a cuerdos con los dirigentes de la Junta Patriótica cuando estos se le acercaron.

La misma había sido fundada por Cisneros Betancourt para combatir la penetración imperialista. Salvador Cisneros Betancourt, Carlos García Velez y Manuel Sanguily se acercaron a Estenoz, hecho este criticado por Fermín Valdés Domínguez; por considerar que no era justo fundar un partido sobre bases raciales. Cisneros Betancourt expresó a Estenoz que sentía disgusto por ver que los hombres de la raza negra hubieran tenido que organizar una colectividad política aparte para defender sus legítimos intereses, debido a las inconsecuencias de los partidos políticos existentes, añadiendo que: “…la Junta Patriótica deseaba que se armonizaran las tendencias de todos en bien de los intereses generales de la patria.”

El hecho de que se perdiera la oportunidad de la unión con algunos de los elementos no corrompidos por la política al uso no está clara. Según una versión por aquel entonces del periódico “El Mundo”; Estenoz le respondió a la Junta Patriótica que los Independientes, sin hacer dejación de su programa, estaban dispuestos a apoyar en cualquier caso y concediéndoles lugar preferente en sus candidaturas a los más altos cargos en el poder legislativo, a los patriotas reconocidos como Cisneros Betancourt, Manuel Sanguily y los generales Eusebio Hernández, Loynaz del Castillo y otros que simbolizaban la Patria y la revolución redentora.

Otro error fue el no hacer una labor de proselitismo amplia hacia los blancos pobres; esto permitió a los racistas, recalcitrantes liberales y conservadores y a la colonia española, volver a levantar el fantasma del peligro negro..

Al ver cerradas todas las vías legales los Independientes de Color estuvieron a punto de desaparecer de la escena política por las divisiones y escisiones. No se llegó a acuerdo firme en cuanto a seguir la lucha por la legalización, aunque continuaron luchando por ella pero finalmente prevaleció el criterio de la protesta armada.

Muchos de los antiguos libertadores en las filas del Partido Independiente de Color, mantenían como rezago de la contienda terminada hacia apenas tres lustros, la tesis del movimiento armado; característica esta de los movimientos políticos y sociales de los primeros años republicanos.

Por tanto, el terreno estaba abonado para la sangrienta represión, que daría como resultado un mayor aislamiento de las masas negras y el resurgimiento del espantajo del peligro negro.

Programa e ideario del Partido Independiente de color

Con anterioridad a la existencia del PIC algunas de las agrupaciones de tendencia socialista y gremios habían planteado algunas demandas que posteriormente fueron base del programa de los Independientes de Color; como la jornada de 8 horas y la repartición de tierras estatales, pero su programa fue el más avanzado de aquellos tiempos y muchas de sus demandas no fueron incluidas hasta muchos después en los programas de algunas organizaciones políticas progresistas.

La base programática de los Independientes abarcaba 5 temas medulares: derechos obreros, derechos ciudadanos, nacionalismo, instrucción pública, jurídica y tierra a los campesinos.

Ellos demandaban:

Repatriación por cuenta del Estado de todos los cubanos que quisieran regresar al país y estuvieran carentes de medios.

Revisión de los expedientes de propiedad hechos efectivos durante la primera intervención norteamericana.

Nacionalización del trabajo, mediante ley que garantice la admisión de cubanos con preferencia a los extranjeros.

Distribución en colonias de las tierras del Estado o de las que se adquieran para el efecto, para los que carezcan de recursos.

Leyes para regular el trabajo infantil

Seguros contra accidentes del trabajo

Creación de la escuela naval y militar.

Enseñanza gratuita y obligatoria, incluyendo la gratuidad en la Universidad.

Inmigración no selectiva, debido a los intentos de blanquear el país[4]

Juicio por jurado, constituidos por ciudadanos de ambas razas.

Oposición a la pena de muerte, pues estimaban que los negros eran las principales, víctimas ya que los blancos tenían muchas más oportunidades de que se les conmutara la pena.

Reforma penal, para crear verdaderas instituciones correccionales, pues la mayoría de los que iban a prisión eran pobres y analfabetos y que se les debiera enseñar oficios para su mejor reintegro a la sociedad.

Tribunales de trabajo para mediar en las disputas entre el capital y el trabajo

El nombramiento de ciudadanos de color en el cuerpo diplomático entre los nativos cubanos

Es evidente por todo lo anterior que el programa de los Independientes fue un programa de avanzada y que muchas de sus demandas no fueron inscriptas hasta muchos años después en los programas de las organizaciones políticas.

Como partido que defendía en primer lugar los intereses del elemento más preterido de la población, los Independientes de Color se propusieron el que negros y mestizos no continuaran siendo clientela política de Liberales o Conservadores y el unirse para lograr un tratamiento no discriminatorio en la arena política. Nunca estuvo en su programa el establecer una República dirigida exclusivamente por ciudadanos negros; en el acta de constitución de la Agrupación Independiente de Color se dice:

“ LA RAZA NEGRA TIENE DERECHO A INTERVENIR EN EL GOBIERNO DEL PAÍS, NO CON EL FIN DE GOBERNAR A NADIE, SINO CON EL PROPOSITO DE QUE SE NOS GOBIERNE BIEN. LLEVAR A LA PRACTICA UNA ERA DE PAZ MORAL PARA TODOS LOS CUBANOS “

En otros de sus escritos plantean: " Tenemos por hermanos lo mismo a los negros que a los blancos…No es crimen de lesa Patria, ni propósito de separación de razas, ni un conato de desagravio hacia nadie. Es por el contrario una obra piadosa y de amor, levantar del fango, de la ignominia y de la abyección a nuestros hermanos de raza, y hermanos también de los hombres blancos, en la Patria, el idioma, las afecciones, en los sacrificios y, ¿ Por qué no decirlo? , en la consanguinidad, pues el origen del pueblo cubano es uno…No aspiramos a la supremacía del negro sobre el blanco, pero tampoco aceptamos, ni aceptaremos nunca, la del blanco sobre el negro.”

El ideario de los Independientes esta expresado en discursos, manifiestos y en las páginas del periódico “ Previsión”.Su sentido progresista lo expresan al decir:
“…los principios de la democracia son nuestros. Pero no la democracia a lo Grecia, a lo Roma, con privilegios y castas, democracia falseada en oposición al espíritu igualitario de nuestros tiempos, no. Sino democracia que no vea colores, que no distinga razas, sino que mire al hombre.”

En otro de sus escritos dicen: “ Por imperiosa exigencia de la civilización que no puede detenerse en su marcha vertiginosa y ha de girar, al fin y al cabo, en el radio del socialismo científico imperante en Inglaterra, Alemania; todo hombre de color, que de culto se aprecie y por culto y adelantado se distinga debe conocer.”

El 30 de enero de 1910, leemos en Previsión: “ Para nosotros Guantánamo y Bahía Honda son dos heridas por donde sangra nuestro amante corazón. La intromisión norteamericana es un baldón que ningún bienestar podría disminuirlo…”

El Partido Independiente de Color denunció en varias ocasiones la expansión imperialista, con respecto al canal que pretendían construir los yankees a través de Nicaragua se lee en Previsión: “ El canal de Nicaragua ha sido otro de los sueños del insaciable yankee…Así como hace sesenta años fomentó el yankee la rebelión texana que dio oportunidad para declarar la guerra más injustificada y cruel y echar garra sobre ese territorio…final perseguido por ellos con tesón y paciencia para arrebatárselo a Méjico, más tarde Colombia hoy Nicaragua y dentro de poco Cuba; he ahí las vivientes pruebas de la nefasta influencia de la sucia política del coloso yankee en Latinoamérica.”

Refiriéndose a la discriminación racial en Estados Unidos denunciaban: “ ¿ Puede llamarse civilización la de un pueblo que mantiene odiosas discriminaciones, que tiene por deshonra conversar con un negro, que cree contaminado el vaso sobre el cual pose sus labios un negro?…Debido a esos yankees precisamente, se han establecido diferencias que no existían a raíz de nuestra independencia; que sin ellos, sin su influencia nefasta no tomarían los caracteres alarmantes que revisten hoy.”

El papel reaccionario del clero peninsular fue también objeto de denuncias por los Independientes de Color; las prácticas discriminatorias de la iglesia católica fueron expuestas a la luz pública en innumerables ocasiones por “Previsión”. El 28 de octubre de 1909,en sus páginas se decía: “ El cristianismo es la unidad de Dios, la unidad de la especie humana y la responsabilidad moral de hombre. La Universidad está abierta, abiertos los Institutos, abiertas las escuelas. En todos esos centros del saber humano ya penetra el negro sin escándalo de nadie. Solo los Seminarios permanecen cerrados para el hombre de color, que puede ser médico, abogado, farmacéutico, ingeniero, militar, representante, senador, hasta presidente del senado…menos sacerdote del Dios de los cristianos, del Dios que vino a redimir a los humildes…”

En otro artículo en diciembre de ese mismo año, haciendo referencia a la apertura por los padres Escolapios de un colegio de primera y segunda enseñanza en Pinar del Río; se denunciaba la lenidad del gobierno en crear nuevos centros escolares, la mala paga a los maestros, que permitían a las escuelas religiosas incrementarse en el país, señalando que en las mismas solo se educaban a los de las clases adineradas y en la enseñanza en las mismas se denostaba de los Padres de la Patria.

Denunciando las prácticas discriminatorias de la iglesia en 1910, señalaban irónicamente: “Siervas de María Santísima mantenidas por los reverendos padres Franciscanos, donde en una ingresan negras y en otra blancas…Nuestro Señor Obispo Estrada, que señala en determinados días, ayuno a los blancos y en otros a los negros. Lo cual le resulta graciosísimo al padre Bernardo, que le dirá a sus compañeros de celda:

“-¡ Parece, hermanos, que estamos en Filipinas! Los negros de Cuba, nos resultan igual que los malayos; pero allí nos evacuaron y aquí nos toleran..”

¿ Eran favorables a la intervención los Independientes de Color?

Posterior a la derrota, se propagandizó aún más por elementos interesados la denuncia de que los Independientes pretendían provocar una intervención norteamericana. Nada de esto ha sido probado, pero subsistió subliminalmente como un estigma contra ellos.

Es cierto, que algunos miembros del Partido Independiente de Color antes o ya desatado el conflicto utilizaron la amenaza de intervención como medio de presión, pero esto no fue más que expresión del síndrome de tutelaje existente en los políticos en las primeras décadas de la República.

Muchos de los dirigentes del partido Liberal que propalaron la idea de que los Independientes buscaban la intervención, al parecer, habían olvidado su actitud pro intervencionista durante la Guerrita de agosto, como Orestes Ferrara levantado en armas en Las Villas o el General Asbert en las proximidades de la ciudad de La Habana.

En aquella ocasión, el 29 de agosto para ser más exactos, Asbert declaraba a la prensa: “Preferimos una nueva intervención americana, que garantizará unas futuras elecciones legales.”

La mentalidad de tutelaje, nuevamente se manifestaría en la Guerrita de la Chambelona, al reelegirse fraudulentamente el general Menocal, inmediatamente Ferrara corrió a Washington para pedir la intervención.

Esta mentalidad, la actitud dócil hacia una posible intervención o buscar esta para respaldar sus intereses, estuvo presente en muchos momentos; evidentemente era un síndrome de dependencia ante el coloso norteño, que se expresaba en la mentalidad de tutelaje.

Muestra de ello es que un patriota como Manuel Sanguily, dijo al ocupar la Secretaría de Estado

 “ …no es la llamada enmienda Platt una merma de la soberanía de Cuba, sino que ella favorece el propósito de los Estados Unidos, de mantener integra y perdurablemente nuestra absoluta independencia, y así mismo, el escudo más firme para los pueblos débiles es el honor de los pueblos fuertes.” Y el general Emilio Nuñez, acaso no había dicho en 1907: “ No soy amante del Protectorado, porque aún sigo amando a la república, y consecuente conmigo mismo, no quiero condenar mi historia; pero quizás sea esto, lo único que pueda salvarnos para la civilización.”

La enmienda Morúa, debates en el Congreso

La creación del Partido Independiente de Color, además de ser un factor disruptivo al bipartidismo, al que se estaban acomodando las clases dirigentes, fue por otra parte factor de honda preocupación en el seno del partido Liberal – ya que le sustraía un gran caudal de votos- pues la mayoría del electorado negro y mestizo militaba en este partido.

Evidentemente es por eso que el senador –mulato- de la fracción miguelista, Martín Morua Delgado es quien presenta la enmienda para eliminar de la vida política del país al PIC, coauspiciado por los senadores Antonio González y Tomas Recio. La misma fue presentada el 11 de febrero de 1910 y figuró como enmienda al artículo 17 de la ley electoral. La misma fue colocada como una “ percha ”.

Los Independientes, a pesar de su fracaso electoral en noviembre de 1908, debido entre otras causas a lo incipiente de su organización, tenían como compensación el derecho establecido en el Código electoral de poder participar en los comicios de julio y diciembre de 1910; al que solo tenían derecho Liberales, Conservadores e Independientes; pues habían participado en los comicios de 1908. Por lo tanto la Enmienda Morúa les impediría participar.

La Enmienda decía:

“ Por cuanto: La Constitución establece como forma de gobierno la republicana; inviste de la condición de cubanos a los africanos que fueron esclavos en Cuba y no reconoce fueros ni privilegios personales;

Por cuanto: La forma republicana establecida por la constitución instituye el gobierno del pueblo para el pueblo, sin distinción de motivos de raza, nacimiento, riqueza o título profesional;

Por cuanto: Los partidos políticos tienen la indeclinable tendencia a constituir por sus propios miembros el gobierno que desarrolle en el país sus doctrinas políticas y administrativas.

El senador que suscribe considera contraria a la Constitución y a la práctica del régimen republicano la existencia de agrupaciones o partidos políticos exclusivos por motivos de raza, de nacimiento, riqueza o título profesional, y tiene el honor de proponer al Senado la siguiente enmienda adicional al artículo 17 de la ley electoral.

No se considerará, en ningún caso, como partido político o grupo independiente, ninguna agrupación constituida exclusivamente por individuos de una sola raza o color, ni por individuos de una clase con motivo de nacimiento, la riqueza o título profesional.”

La enmienda adicional al artículo 17 del Código electoral, era en realidad una percha. Se conocía por percha, cualquier adición ajena al texto de un proyecto en discusión. Era una política usual incluir intereses personales o de grupo, en las leyes de interés nacional de segura o probable aprobación.

Coincidentemente en esa misma fecha, era detenido nuevamente Evaristo Estenoz.

En muchos de sus escritos - desde la época en que publicara “ La Nueva Era ” - Morúa se había opuesto a los partidos de clase y a la unión de los negros para defender sus intereses, recordemos como se opuso al Directorio Central de las Sociedades de Color, organizado por Juan Gualberto Gómez. Contrario a la idea de partidos de clase, escribía a un dirigente portuario el 15 de junio de 1903 “ Los obreros de Cuba no pueden, como algunos pretenden, afiliarse a un solo partido político… tienen la necesidad suprema en su clase, que los obliga a buscar en todos los programas la resolución de los problemas que a sus intereses colectivos corresponde como obreros.”

Morúa al plantear la inconstitucionalidad de un partido político por motivos raciales planteaba que el texto constitucional reconocía la igualdad de las razas, pero en realidad existía una diferencia abismal entre el texto y la práctica, que el debía conocer perfectamente. Tampoco tuvo preocupación por los partidos regionalistas que existieron en las elecciones de 1908, tales como: La Conjunción Patriótica Matancera, el Partido Regionalista Vuelta bajero, los Independientes Baracoanos, el Partido Provincial Gestor de Oriente, y otros más.

El senador La guardia, liberal zayista, después de la propuesta de Morúa pidió la palabra y expreso que la enmienda no era congruente con el artículo 17, ya que la misma no tenía relación con el mismo y añadió, me opongo a la enmienda porque la considero inconstitucional; porque encuentro que no es remedio y porque no corresponde a los principios democráticos que informan al Partido Liberal al que pertenecemos. La intervención del senador La Guardia impidió por el momento el intento de Morúa de introducir subrepticiamente, la modificación para eliminar a los Independientes de Color de la vida política del país.

A la enmienda se opusieron también en el Senado, el senador Cabello y uno de los votantes contra la Enmienda Platt, Salvador Cisneros Betancourt, expresando: “Yo suplicaría a los compañeros que han presentado la enmienda que la retirasen…porque la considero perjudicial para el país…Empieza ofendiendo a la raza negra, que no ha dado motivos para que se le niegue el derecho a votar, sea cual fuere su modo de pensar. Los negros en la guerra eran más que los blancos y jamás hubo una rebelión de los negros contra los blancos…Los negros jamás harán por dividirse de los blancos, los negros irán siempre junto con los blancos y nosotros por consiguiente le abrimos las puertas para que ellos hagan eso. Es por eso que pido que dejemos todo eso tranquilo como está, que no hagamos ninguna ley contra los negros, que quienes forman un partido integrado por negros, si nos vencen, pues bien que ellos formen el gobierno.”

A continuación en su intervención relata como en dos ocasiones le fue salvada la vida por mambíses negros y termino su discurso diciendo “ Deshonra, sí; es para el senado que aquí se toque una cuestión de razas… Yo no puedo aceptarlo… Señores senadores es preciso que no nos engañemos y no engañemos a nadie. Nosotros le hemos ofrecido al negro que era igual que nosotros, hagámosle ver que cumplimos lo prometido. Por consiguiente, yo digo al Señor Morúa y llamo la atención, que lo mejor es no menear ese caldo. "

Finalmente el senado aprobó la enmienda por nueve votos a favor y tres en contra; al aprobarse la misma, Cisneros Betancourt exclamó “! La dictadura queda a las puertas de la República.”

El 24 de febrero de 1910, el Ejecutivo Permanente del Partido Independiente de Color, envío una carta al presidente José Miguel Gómez protestando por la aprobación de la enmienda por el Senado y en carta dirigida a sus comités de afiliados especificaban la ilegalidad de la medida aludiendo que “ en el partido había afiliados de todas las razas que pueblan la isla."

El 2 de mayo de 1910, la Cámara de Representantes comenzó la discusión de la enmienda Morúa; este había fallecido un mes antes. Cuando Orestes Ferrara, presidente de la misma abrió el debate a discusión se presentó un voto particular rechazando la totalidad del proyecto, firmado por González Lanuza, Cancio Bello, Carlos Armenteros y Verdura.

González Lanuza, líder de los conservadores en la Cámara expreso: “ Estimamos un error lamentable el que entre nosotros hayan creído algunos que debían organizar un partido político fundado solo en una diferencia de color y raza. Creemos que ello tiene graves inconvenientes, tan claros que no son precisos enumerarlos; pero sí tal hacen, sí aspiran por ese medio al mejoramiento de las condiciones políticas y sociales de sus afiliados, mientras no adopten para conseguirlos sino medios pacíficos y legales; no se puede disolver y prohibir su existencia.”

En su discurso González Lanuza reconoció que los negros habían sido engañados tanto por el partido Liberal como por el Conservador. El voto particular fue derrotado por 42 votos contra 20. Hubo representantes negros como Risquet y Cuesta Rendón que votaron en contra. En sendos votos particulares explicaron demagógicamente los mismos; aduciendo que querían evitar la división racial, pero en realidad esta explicación era una justificación ante su electorado negro del cual no querían enajenarse la simpatía.

Con posterioridad al voto particular se inició la lectura del proyecto y fueron aprobados todos sus artículos pero, nuevamente surgió la discusión motivada por una enmienda presentada por el Representante Lino D 'Ou5 tiempo atrás, pero como este no se hallaba ese día en la Cámara, Risquet aprovechó la oportunidad para proponer que la misma fuera retirada alegando que la enmienda de Lino D' Ou podría tender a la disolución de la sociedad cubana. La propuesta fue apoyada por el general Silverio Sánchez Figueras.

 En síntesis la propuesta del teniente coronel del ejército Libertador, Lino D 'Ou, que no se discutió, planteaba que existían otros tipos de asociaciones compuestas exclusivamente por ciudadanos de un solo color de piel como en las escuelas religiosas y clubes, que solo admitían blancos y atacaba la discriminación añadiendo que la restricción planteada por Morúa que era solo para partidos políticos debía ser más amplia. El enunciaba su propuesta de la siguiente manera: “ No tendrá vida legal en Cuba ningún partido, asociación o institución política, de enseñanza religiosa, social o de recreo, en que no quepan en igualdad de circunstancias todos los cubanos, cualquiera que sea la raza a que pertenezcan…”

La enmienda Morúa también fue aprobada por la Cámara de Representantes el 2 de mayo de 1910 y firmada por el presidente José Miguel Gómez; entró en vigor el 4 de mayo de 1910. Por esta fecha Estenoz y más de 70 miembros del Partido Independiente de Color estaban nuevamente en prisión desde hacia doce días.

Con la aprobación de la enmienda Morúa, Liberales y Conservadores eliminaban el factor disruptivo que representaban los Independientes de Color, que intentaban llevar a la practica los derechos y la igualdad para las masas negras que estaban plasmadas en el texto constitucional.

No obstante la aprobación de la enmienda los Independientes continuaron su lucha concentrándose en la abolición de la enmienda, esta lucha alcanzo su nivel más alto en 1912. En abril de este año el ministro de Gobernación, Gerardo Machado y Morales6 , futuro presidente dela república, inició una persecución tenaz contra ellos impidiéndoles realizar actos públicos que hasta entonces se habían llevado a cabo.

Impelidos por esta situación sus principales dirigentes se reunieron para determinar el rumbo a tomar; una de las soluciones planteadas fue: modificar el nombre del partido y darle cargos de dirección en el partido a ciudadanos blancos, para evadir las prescripciones de la enmienda Morúa, pero esto significaba renunciar al derecho a participar en las próximas elecciones, consultadas a las asambleas de base y por abrumadora mayoría se opto por la protesta armada, en los siguientes días continuo la dirección en sesión permanente y se sondeo la opinión del presidente José Miguel Gómez con respecto a Machado; este era un político hábil que buscaba la reelección sustituyó a Machado por Laredo Bru en Gobernación, expresando además que estaba contra la enmienda y que él era amigo de Estenoz pero que este no quería ser amigo de él.

Las otras soluciones planteadas fueron: declarar disuelto el partido u organizar una protesta armada para obligar al congreso a abolir la enmienda.

Los Conservadores se hicieron adalides de la causa de los Independientes, tratando de captar el voto negro. La maniobra conservadora pretendía por otra parte restarle votos a los liberales mediante la fuerza cismática de los Independientes. Freyre de Andrade conjuntamente con otros congresistas Conservadores entre los que se encontraban: Armando André, Gustavo Pino y Antonio Pardo, pidieron la derogación de la enmienda y propusieron redactar un nuevo artículo en que se dijera:

Artículo único.- Se deroga el inciso V del artículo 17 de la Ley Electoral vigente en la forma en que está redactado y será sustituido por otro con el mismo número que diga lo siguiente. “ No se consideraran partidos políticos aquellos que tengan por objeto mermar o suprimir la independencia y soberanía de la república.”

Los intereses de la politiquería aparecieron, José Miguel no se pronunció de inmediato sobre la enmienda, no quería que Freyre de Andrade y los Conservadores se llevaran el aplauso pues habían presentado un proyecto contra la enmienda. En la Cámara de Representantes, Orestes Ferrara impidió mediante subterfugios la discusión del proyecto de Freyre de Andrade; este al darse cuenta de las maniobras protestó planteando “ Mis defensas a las reformas no son a la raza de color sino a las libertades del país. Yo no creo que esta ley perjudique solo a los individuos de la raza de color. Cuando se hace una injusticia con determinada parte de la población, son víctimas de la injusticia aquellos que la sufren y aquellos que la cometen. La esclavitud negra en Cuba ha costado también sangre a la raza blanca.”

Los forcejeos parlamentarios continuaron y todavía el 17 de mayo -tres días antes del levantamiento de los Independientes - se continuaba discutiendo la subvención al ferrocarril Nuevitas- Camagüey y bloqueada la propuesta de Freyre de Andrade.

Agotadas las vías legales, el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Independiente de Color, se reunió en mayo de 1912 en la calle Virtudes 95 en la ciudad de La Habana; en ella participaron entre otros: Evaristo Estenoz, Casimiro Fariñas, José Inés García, Julio Cachancha, el general Pedro Ivonet, el coronel Simón Armenteros, Guillermo Laza, Antonio Deroncelet, Abelardo Pacheco. En la reunión hubo planteamientos de continuar la lucha dentro de la legalidad a pesar de las trabas que creaba el Secretario de Gobernación, Gerardo Machado; pero otros se mostraron partidarios de una demostración de fuerza, mediante un levantamiento en armas que ellos calificaron como protesta armada, Estenoz se opuso a este planteamiento pero en consulta realizada a los comités del partido a través de toda la isla esta arrojo una inmensa mayoría favorable al levantamiento.

En medio de las reuniones del comité ejecutivo del partido, que se había declarado en sesión permanente se enviaron comisiones a entrevistarse con el presidente Gómez, entre los designados estaban Ivonet, Deroncele, Pacheco y Cachancha. Los comisionados impusieron al presidente de las medidas represivas del Secretario de gobernación y Gómez le prometió resolver el asunto;

Ya el 17 de mayo, se producía un encuentro en las cercanías de El Cristo; donde una pareja de la guardia rural sostuvo una escaramuza con cuatro hombres, capturando a dos. Esta fue la primera acción armada informada a la prensa por la Secretaría de gobernación y comenzaron las acciones que tuvieron por teatro principal la zona sur de la antigua provincia de Oriente, también hubo levantamientos armados en Las Villas e intentos en Pinar del río y en las afueras de la capital - La Habana-.

DESCARGAR TEXTO INTEGRO
(54 pag. en formato .doc)

1 Periódico La Lucha,3 de enero de 1900
2 Los primeros partidos políticos.-Mario Averhoff
3 LLegó a Cuba en julio de 1895, desembarcando por Tayabacoa. Desde su llegada prestó servicios en el gobierno hasta el fin de la guerra, nunca tuvo mando de tropas. Según Previsión en Pine Cay, Estados Unidos “nunca formó para recibir instrucción militar como hacían los otros expedicionarios.
4
. En 1911 había 163 extranjeros por cada 1000 habitantes

5 Sobre la propuesta de Lino D' Ou, que fuera ayudante del mayor general José Maceo y en la república defensor de los intereses de las masas negras dijo Nicolás Guillen en acto de recordación a su memoria el 20 de enero de 1944, en el club Atenas: “Su gran tema el negro cubano, eje de un drama sin término en el conflicto económico y social de nuestra isla. Cuando cerró los ojos ya los había abierto al maravilloso espectáculo de la realidad soviética, fue un criollo universal; ñañigo, masón, popular y culto.
6 Nació en Santa Clara el 28 de septiembre de 1871.En su juventud se dedicó a trabajos agrícolas. Se levantó en armas en junio de 1895,uniéndose a las fuerzas de Juan Bruno Zayas, terminó la guerra con el grado de coronel y se dedicó a organizar la guardia rural durante la primera intervención. Fue electo alcalde de Santa Clara y participo en la guerrita de agosto y en la de la Chambelona. Gobernó dictatorialmente el país de 1927 a1933
 

Este trabajo es un extracto del libro La masacre de los Independientes de Color (la guerra de 1912 en Cuba), de Silvio Castro Fernández. Inédito.
......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR


Del 7 al 17 de Febrero
del 2002


© La Jiribilla. La Habana. 2002
 IE-800X600