La Jiribilla | CALLE DEL OBISPO                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

BUSCADOR 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERÍA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
EL CUENTO 
EN PROSCENIO 
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

BAJANDO POR CALLE DEL OBISPO
MEMORIA PUNTUAL DE LA CALLE MÁS HABANERA IMAGINABLE

XVI - CALLEJÓN

Reinaldo Montero
 

Atraviesas Baratillo. Y Calle Del Obispo se convierte en callejón angosto, pasadizo entre muros. Estrechez Habana.

Y al fondo, el callejón promete un espacio abierto donde está la puerta de acceso al patíbulo. Perversión Habana.

Siento la fatalidad. A dónde hemos llegado. Virgen Santa.

Los tres que conversan han envejecido tanto que cada paso es un reto al equilibrio. Los muros sucios, además tan próximos, hacen reverberar las voces, confundir los timbres, empalmar las frases.

El general Leonard Wood, good, que el virrey Wood puesto por los yanquis, very good, se va a salir con la suya, bad, va a instaurar El Gobierno Civil De Ocupación, very bad, la antesala de la anexión, y Wood aseguró, por su honor, bad of bad, que vamos hacia La Independencia, déjenme tocar madera, ¿wood?, no hay madera en este callejón, ¿not wood?, que dos días felices he tenido en mi vida y el tercero será cuando vea enarbolada la bandera cubana, ¿dijo Gómez?, y hay que dormir despiertos, ¿también dijo?, mi esperanza es la Convención Constituyente que elabora La Constitución en el teatro Irijoa, ¿ahora no se llama Teatro Martí?, y qué de flores, levitas, ceños fruncidos, y en los palcos damas de alcurnia, ¿al qué?, isla hambreada, gobernada por anticristos, nuestra Constitución no debe depender de las relaciones con los yanquis, dijo Juan Gualberto, ya salió el negro, y Wood lo invitó a un almuerzo campestre, ¿en medio del wood?, también invitó a generales mambises, Gómez no fue, Gómez ha dicho, para sacudir la opresión y la barbarie, medios y ocasión siempre son propicios, y Bartolomé Masó sí fue y se opuso a la propuesta, ¿cuál?, Miró Argenter fue y también se opuso, ¿qué proponía?, no sería good, el bad de Wood les leyó un memorándum confidencial sobre una enmienda a la posible Constitución de Cuba, para que los yanquis tengan bases navales, carboneras, la potestad de intervenir, pobre país que ni país aún es y ya enmendado, y Sanguily se encabronó con Estrada Palma, porque don Palma dijo que el pueblo cubano no querrá anexión, pero sí que Norteamérica garantizara la paz interna para que La República inspire confianza a los capitales y aliente la inversión, Holy Virgin, así que Estrada Palma, el sustituto de Martí en el Partido, sugirió la Enmienda, bad, quién sabe, sí dijo que una intervención indirecta imprimiría moralidad a la administración de hacienda, daría créditos, bad and bad, y dijo que careciendo el pueblo cubano de conciencia del deber, una solución que vislumbra es la anexión, ¿cuándo lo dijo?, hace tiempo, pero no se le ha quitado de la cabeza, en fin, la Enmienda Platt va, puaf, por eso la gente se ha lanzado a la calle, no a esta calle, ¿para qué sirve un escándalo en este callejón que parece una tumba?, ¿ya estaremos muertos?, ¿el país habrá muerto?, ¿sin nacer?, ¿nacerá muerto?, hay mujeres con moñas negras en el pecho, y voces que persisten en el viva Cuba Libre, muera La Enmienda, y ahora La Convención sesiona a puertas cerradas, y Juan Gualberto dijo que no se discutirá ningún recado de Wood, no se mendigan derechos, viva el negro, pero La Enmienda Puaf garantiza que Cuba exista, ¿quién dijo?, si se quiere República hay que contentarse con el protectorado virtual, ¿quién dijo?, independencia absoluta o aquí sobran maricones y faltan mambises, ¿quién dijo?

Lo dijo un homo habanensis, tan gris como el tedio, tan impertinente como una mala costumbre, tan impreciso como lo más conocido, tan silenciado como el ojo y la oreja.

Y el callejón se estrecha más que nunca, ¿las paredes muy sucias querrán juntarse?

Hoy es día de luto para mí, nos hemos esclavizado con las gruesas cadenas de La Enmienda Platt, hemos vivido meses decisivos, ¿y Gómez qué hace?, ¿se quedó mudo?, Wood sí habla, dice, Cuba ha quedado sin independencia con La Enmienda Platt, y mantendrá con nosotros relaciones políticas más estrechas que ninguna otra nación, al punto que no hay gobierno europeo que la considere otra cosa que lo que es, una dependencia de los Estados Unidos, y la isla se irá norteamericanizando hasta llegar por sí misma a la anexión, ¿eso dijo?, /no queremos políticos con faltriqueras / queremos república sin carboneras,/ y ahora, en las primeras elecciones, han prevenido a Gómez, desista de hollar las tierras de El Camagüey, que El Camagüey está a favor de Masó y en contra de Estrada Palma, ¿apoya Gómez a Estrada Palma?, y qué cerrazón de puertas y ventanas, ¿en Camagüey?, y piedras y tomates y gritos de muera cuando quiso hablar en el Liceo, el placer del sacrificio pagado con la ingratitud, advirtió Martí, los procedimientos de fuerzas deben ser reemplazados por los recursos del derecho, ¿quién lo ha dicho?, ¿El Viejo se estará metiendo a politiquero?, si no ayudamos para tener buen gobierno, nos chivamos, dijo, qué teórico, ¿y Estrada Palma será el buen gobierno?, ahora que don Palma ha ganado las elecciones, la situación es grave, oigo latidos de revolución, dice Gómez, y de visita en Santiago, la muchedumbre lo persigue, la gente lo quiere, con sus altas y bajas es El Héroe, se le ha infectado un rasguño en la mano derecha de tanto estrecharla, la fiebre no le baja, padece dolo-res intensos, la tumefacción es alarmante, ¿septicemia para un hombre que no se bajó de la brega en treinta años, y por estrechar manos?, hay cariños que matan, llega hoy en un tren especial, ha llegado, dijo a los amigos que lo esperaban, un herido, como si estuviera en campaña, se le ve delgado en extremo, le han operado el acceso, se está recuperando, ha caído enfermo de nuevo, ¿ahora qué es?, una inflamación en el baso, ¿cómo está?, se le ha inflamado el hígado, ¿cómo sigue?, el abdomen se le hincha, ¿no mejora?, postrado por completo, si estoy muerto, enterradme, ha dicho, es un hombre singular, era, acaba de morir.

Te detienes.

No era, es, lo quiero tanto como lo admiro, con él entierro los más puros sueños de mi vida, sépanlo, fui su confidente, hice laborantismo aquí en La Habana, me llamaba estimado amigo y compatriota, tengo las cartas. ¿Usted? Yo lo sospechaba. Voy a llorar lo que me quede de vida.

Los tres viejos no se mueven.

El señor presidente don Tomás Estrada Palma pide la intervención, no puedo evitar que los rebeldes entren en ciudades y propiedades, pondré en manos del representante que envíe Estados Unidos el gobierno de Cuba.

Bella isla tendida entre hierros, mancha del mundo, presidio rodeado de agua, rémora de América, caro país en arriendo, mísera granja. ¿Es lo que cree? Es el fin.

Los tres viejos desaparecen. ¿Es el fin?

 Anteriores Bajando por calle del Obispo

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2002
 IE-800X600