Año V
La Habana
2006

Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

LIBRO DIGITAL

GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
MEMORIAS
APRENDE
POESÍA
EL CUENTO
POR E-MAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
LA BUTACA
PALABRA VIVA
NÚMEROS ANTERIORES
LA JIRIBILLA DE PAPEL



RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ


Cine pobre, magníficos premios

Joel del Río La Habana


Hace apenas una semana concluyó uno de los eventos audiovisuales más importantes de este año: la cuarta edición del Festival Internacional de Cine Pobre, como siempre en la llamada Villa Blanca de los Cangrejos, es decir, la ciudad de Gibara. Como siempre ha insistido su presidente, el cineasta Humberto Solás, cine pobre no quiere decir miseria de ideas y falta de imaginación o de calidad artística. Los premios de este año vienen a corroborar, precisamente, la posibilidad concreta de realizar obras audiovisuales de altísimo nivel espiritual y estético con bajos costos de producción. Y como no hemos visto ni un solo reporte nacional o internacional de prensa que ofrezca íntegramente los premios que se entregaron en Gibara, pues ofrecemos el panorama completo. 

Muy atareado estuvo el jurado de ficción para poder apreciar la considerable cantidad de obras en concurso, y conceder luego nada menos que once galardones. A continuación relacionamos los premiados, con el adjunto entrecomillado de las consideraciones del jurado. 

Integrado por la actriz cubana Coralia Veloz, la periodista y docente greco-italiana Alessandra Riccio, y el fotógrafo francés Jacques Loiseleux, el jurado de ficción concedió el Gran Premio al mejor largometraje al filme checo y eslovaco La ciudad del sol, de Martin Sulik, “por el planteo de una problemática social muy actual narrada a través de la historia de cuatro personajes, muy bien caracterizados en sus violentos contrastes entre sí y con su entorno”. El Premio Especial del Jurado para el mejor largometraje fue para Status yo!, de Till Hastreiter, “por haber narrado la vida en una gran ciudad de grupos de jóvenes marginados que redescubren sentimientos de amor, solidaridad y belleza”.  

El galardón especial Pobreza Zero fue a manos de un triunfador en anteriores ediciones de este evento, el iraní Mahmoud Reza Sani por Ganso salvaje, que muestra la insensatez de la guerra a través de dos personajes sencillos; mientras que el premio a la mejor obra de ficción realizada por una mujer recayó en la argentina Inés de Oliveira César, por el largometraje Como pasan las horas. Hubo menciones del jurado para la senegalesa Moolaadé, de Sembene Ousmane; la española Agua con sal, de Pedro Pérez Rosado, y para el cortometraje español Hiyab, de Xavi Salas, por su mirada fulminante sobre la diversidad.  

El jurado de ficción también confirió, como en todos los festivales internacionales, menciones a los mejores intérpretes: los españoles Marta Berenguer (El futuro está en el porno) y Luis Miguel Seguí (La China), además del premio a la mejor dirección de fotografía para Rober Ralston por la alemana Status yo!  

En total fueron seis los galardones entregados por el jurado de documentales, Obras Experimentales y Videoarte, integrado por Rachid Ferchioü, de Túnez; Paolo Pelli, de Italia; y Rigoberto Jiménez, de Cuba. El Gran Premio Roberto Rossellini, entregado a la mejor obra de estos tres géneros agrupados, fue para el español Soñar en Nablus, de Sergi Sandúa y Carlos Delfa. El premio Pobreza Zero fue para Despertando a Quan Tri, del camagüeyano Gustavo Pérez Fernández. El galardón nombrado Las imágenes de la diversidad, de la UNESCO, eligió la peruana Camino a la escuela, de Humberto Saco; mientras que el premio a la mejor obra experimental fue para De una pena hice un descanso, de Laetitia Cartón, y el Premio Especial del Jurado fue entregado, ex aequo, a los documentales cubanos Santiago y la Virgen en la Fiesta del Fuego de Cuba, de Jorge Perugorría y Ángel Alderete, y Montaña de luz, de Guillermo Centeno, Alejandro Gil, Rafael Solís y Alejandro Ramírez, de Cuba. Mención especial del jurado conquistó el documental Desvarío, una realización de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, dirigido por la brasileña Julia Mariano.  

Por último, en la categoría de mejor maqueta de largometraje de ficción se entregó el Gran Premio al filme argentino A cada lado, de Hugo Grosso, que “a partir de un hecho como la construcción de un puente uniendo orillas, narra una serie de historias en conflicto que se entretejen con un gran interés narrativo, una excelente factura y una destacada riqueza en la actuación de sus protagonistas”. El premio a la mejor producción de un filme alternativo se entregó a Inti Herrera por el largometraje Personal Belongings, dirigido por el cubano Alejandro Brugués, “por el esfuerzo realizado en contar una historia de amor imposible con una serie de recursos muy sencillos, escasos y efectivos”. El premio al mejor guión inédito fue también para los cubanos, particularmente 1, 2, 3 probando, de Carlos Díaz Lechuga y Claudia Calviño, que a pesar de transcurrir en un solo escenario, y en unas pocas horas, tiene un desarrollo especialmente rico en situaciones y personajes. Mención especial de guión inédito fue para el argentino titulado Mañana vemos, de Román Cárdenas, por su tierno juego de complicidades cruzadas.      

Los galardones alternativos, esos que tanto color y pluralidad le prestan a estos eventos, no faltaron esta vez. El Gran Premio Especial del Público fue para la boliviana Di buen día a papá, de Fernando Vargas, con el protagonismo de la cubana Isabel Santos. La Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica otorgó menciones a los cortometrajes Hiyab, “por el tratamiento de la intolerancia a la otredad manifestada en esta ocasión por la simple apariencia externa” y al argentino Animal luminoso, de Julio Lascano, “por la habilidad con que aborda un tema que puede caer fácilmente en el melodrama y que se convierte en un relato sensible y edificante”; concedieron premio al mediometraje Ganso salvaje, “por la concreción de un relato donde la connotación universal de su tema se demarca con eficacia técnica y notable habilidad expresiva”, y confirieron también premio al largometraje La ciudad del sol, donde se aborda con excelente dominio del relato, de la progresión del personaje y de la solidaridad, una sociedad que intenta recomponerse en difíciles condiciones de esfuerzos y esperanzas.   

El premio entregado por estudiantes de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños fue para la fotografía del cortometraje de ficción español La China, con mención especial para el argentino Animal luminoso.  

A juzgar por la cantidad de premios, y por la calidad de las obras galardonadas, no hay mucho que temer respecto al estado actual y el futuro inmediato del cine pobre. Que en salud se mantenga.

SUBIR

 


Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

© La Jiribilla. La Habana. 2006
 IE-800X600